Home / OPINIÓN-COMENTARIOS / SIN PERFIL

SIN PERFIL

 

Por TONY TAVERSSS/Grupo Periodístico de Michoacán

“HAY LOS HIJOS, HAY LOS HIJOS”, Pasan los días, los hijos crecen, las acciones, actos y actitudes se complican, tanto de ellos, como los nuestros como padres, la verdad no sé quien tenga la razón hoy en día, si los hijos o los padres, cada momento, escenario y tiempo es diferente, me refiero a los escenarios de cuando nosotros como padres somos jóvenes y los escenarios que viven nuestros hijos hoy en día, traigo cargos de conciencia con mi proceder hacía una de mis hijas, porque hay situaciones que se valoran por parte mía, que creo no se si sea por la propia edad que esté uno poniéndose viejo y vea moros con tranchetes, pero mi sentir, me aconseja diferente a como piensan los jóvenes hoy en día, por eso argumento que los tiempos, los escenarios son distintos, mismos que se viven en nuestros tiempos de jóvenes a los que se viven hoy en día, me aterra y lo tengo que decir, la situación de violencia, de crímenes, en contra de todos y entre todos, que se da en los mismos hogares, en la calle, en las escuelas, en el trabajo, que se acontecen cada día, a parte de los peligros que existen de forma involuntarios o por las torpezas o por los propios vicios de los demás, en donde peligre la integridad física de terceros que ni la deben ni la temen, probablemente me esté haciendo viejo y eso no permita ver diferente a la juventud y en específico al tipo de pensamiento de mis hijas, pero sobre todo a su actuar; se acarrean muchos conflictos de moralidad, porque las regaño las insulto y agredo verbalmente, eso me mata, me atormenta, porque en los momentos de desesperación pienso y pienso quizás acciones que jamás se darán, y que eso espero que nunca se den, pero no deja de ser preocupante, porque nunca sabe uno en donde salta la liebre, todo surge porque los hijos anden en la noche en la calle, en antros como les llaman hoy en día, no respetan las órdenes y piensan que uno por el hecho de estar en casa estamos lo más cómodamente, sin imaginarse que es el caos total, porque sigue uno en vela hasta que llegan, y no por que se les tenga desconfianza a los hijos, sino a todos los peligros y gente mala que existe por doquier, finalmente creo que me vuelvo a equivocar con mi proceder en contra de mi hija, lo que pasa que también analizo la parte de ella y creo tiene razón y derecho de tener momentos de alegría, pero por otro lado veo mis razonamientos y pienso que también tengo razón, no sé, creo que pierdo la cordura y la razón, cuando reacciono de forma brusca y arremeto contra quien sea, porque pasa ese momento y me llega el remordimiento atroz, con cargos de conciencia que me matan. Moraleja amigos… razonen bien las cosas, tanto lo que harán como lo que dirán; su servidor anoche ni durmió bien, primero por estar esperando a mi hija y luego por el remordimiento de lo que dije. Todo un caos. Tendremos que hablar mi niña y su servidor. Amigos lectores gracias por su preferencia, y perdón por lo que les comparto de mi propia vida, pero dice un dicho, “Cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar”, nos vemos hasta la próxima. Sugerencias y comentarios al www.contextosmichoacan.com a sus órdenes.

Print Friendly, PDF & Email
Don`t copy text!